La Alameda de Hércules se construyó en 1574 por este motivo es una uno de los jardines públicos más antiguos del país y de Europa además es de los pocos que se conservan de esta época.

Sirvió de inspiración para la construcción de otros jardines públicos en ciudades de todo el mundo que reciben el nombre hoy también de Alamedas.

La Alameda de Hércules se encuentra muy cerca del casco histórico de la ciudad de Sevilla, antiguamente el río bañaba toda esta zona de norte a sur, desde la Alameda hasta la Catedral, pero con el paso del tiempo río se fue trasladando localización ya que el centro de la ciudad se inundaba  muy fácilmente. A pesar del actual cauce del río en ocasiones en esta zona se sigue acumulando agua.

Lo que más destaca de la Alameda

Las dos columnas romanas que la presiden, ambas columnas fueron traídas de un edificio cercano situado en la calle Mármoles, si nos adentramos en dicha calle podemos encontrar otras tres columnas, aunque se sabe que en la construcción de este edificio se emplearon materiales traídos desde las Ruinas de Itálica, por consiguiente es muy posible que las columnas protagonistas la Alameda provengan de aquí.

En las cúspides de este par de columnas se encuentran las estatuas o esculturas de Hércules y Julio César, se pueden distinguir entre sí porque Hércules se encuentra totalmente desnudo con una mano apoyada en la cadera y la otra apoyada en un escudo situado en el lado derecho del cuerpo.

La estatua de Julio César por el contrario mira hacia el lado izquierdo en el que está situado el escudo, esta ataviado con las prendas apropiadas para su rango, toga, armadura y calzado, además un brazo se encuentra semiflexionado con un gesto de señalar.

Estás esculturas representaban a dos monarcas de la corona en España, Hércules representa a Carlos I, mientras que Felipe II queda representado por Julio César.

Transformación hasta nuestros días

Se reformo pavimentando el suelo y eliminando el albero que lo cubrió durante todo el siglo XX y se retiraron las verjas que protegían las columnas.

Actualmente la Alameda de Hércules es una de las zonas con más vida y preferidas por los sevillanos para disfrutar y compartir momentos juntos, cuenta con numerosas terrazas, bares y restaurantes en los que puedes comer y beber rodeado de un ambientazo y darte un paseo muy agradable desde primera hora de la mañana hasta altas horas de la noche.

Además siempre se están organizando ferias, concursos, exposiciones, y actividades al aire libre todo el mundo desde los más pequeños hasta los más mayores.

 

Horario: abierto al público las 24 horas del día, todos los días.

Entrada libre.

Localización: Alameda de Hércules, 33. Muy cerca del centro histórico de la ciudad, te recomiendo que de camino hagas una parada y visites el Museo de Bellas Artes de Sevilla.