Alojamiento en Formentera

Muchos dicen que Formentera es el último paraíso del Mediterráneo, y quizá no les falte razón. La isla ha sabido conservar su belleza, su entorno natural y sus playas cristalinas, evitando la especulación y el deterioro que en otros paisajes ha provocado el fenómeno turístico. Ello se debe en gran parte a la inaccesibilidad de la isla, a la cual sólo se puede llegar en barco desde Ibiza.

Una estancia en Formentera significa la oportunidad de pasar unos días relajados rodeados de una gran belleza paisajística, paseando por la isla o haciendo rutas en bicicleta, tomando el sol en sus blancas arenas o bañándonos en sus increíblemente transparentes aguas, debajo de las cuales hay tanta, y tan diversa, vida submarina, que la UNESCO ha declarado su fondo marino Patrimonio de la Humanidad.

 

Y para hacer de nuestra estancia, si cabe, unos días aún más relajados y confortables, un alojamiento muy adecuado es el Hostal Illes Pitiuses.

 

El hostal es un bello edificio blanco, cuya construcción encaja perfectamente en el entorno donde está ubicado. Es un establecimiento familiar y de trato cordial, situado junto a Sant Ferran de Ses Roques, en el centro de la isla, lo que nos permitirá recorrerla teniéndolo todo muy cerca.

 

Las habitaciones del hostal, recientemente renovadas, son acogedoras y bien decoradas, y, por supuesto, equipadas con todo lujo de detalles. Todas tienen balcón con hermosas vistas y disponen de calefacción, aire acondicionado, caja fuerte, televisión y teléfono.

 

En el hostal podremos, si así lo deseamos, conectarnos a Internet. Y tiene un servicio de alquiler de bicicletas, motos y coches, para que podamos recorrer la isla como queramos.

 

En el restaurante del hostal podremos desayunar un estupendo buffet libre, muy completo y con productos de mucha calidad. También podemos comer en él al mediodía, en que ofrecen un menú del cual hay que destacar el precio, que de lunes a viernes es muy económico. Por la noche se ofrece una carta muy variada.

 

El exterior del hostal es precioso, lleno de jardines con palmeras y vistosas flores de colores. En ellos hay dos terrazas donde podemos comer también si nos apetece. Además, durante la temporada de verano, el hostal abre un grill-barbacoa que funciona durante los fines de semana.

Viajero