Descubre Barakaldo

Bilbao es una ciudad tan magnífica y tan preciosa que uno puede pasar varias jornadas descubriendo sus interesantes lugares y rincones. Y todo esto, sin aburrir ni un ápice al turista o visitante. Sin embargo, se sabe por experiencia que muchos turistas, en su afán de conocer cosas, prefieren moverse y buscar otros lugares además del destino principal al que viajan.

En este sentido cabe decir que Barakaldo es un magnífico lugar para acercarse, una vez se ha visitado lo que uno considera suficiente de Bilbao. Barakaldo ha experimentado una transformación espectacular en los últimos años y se ha convertido en una ciudad llena de zonas verdes y lugares donde acudir y divertirse. En su interior cuenta con un impresionante parque botánico, un teatro lleno de actividad y una gastronomía inolvidable.

La ubicación de Barakaldo es inmejorable. Situada al margen izquierdo de la ría, se encuentra a 8 kms. de la capital Bilbao, y su comunicación con metro es muy buena, así que el turista se puede olvidar de los atascos y el coche. El agua es la protagonista de esta ciudad, pues está bañada por tres ríos: el Castaños, el Kadagua y el Nervión.

El lugar más emblemático de Barakaldo es la Herriko Plaza, lugar donde está el Ayuntamiento y constituye el principal punto de encuentro para sus habitantes. En esta plaza también se puede contemplar la torre del reloj así como la escultura de Lucas Alcalde denominada “Monumento a la industria”.

Cerca de la plaza se encuentra el Teatro de Barakaldo y el Mercado de Abastos. El Arquitecto del primero, Augusto-Carlos Terrero ha destacado su carácter emblemático tanto de su aspecto formal como desde la cuidada elección de los materiales de fachada en su textura y en su color. El edificio resulta muy moderno y atractivo pero sin ornamentos artificiales e innecesarios.

En otro orden de cosas se encuentra la calle Zabala y la calle Juan de Garay, una de las más largas de la ciudad. La primera calle cuenta con muchísimas tiendas y comercios, así como exquisitos lugares que ofrecen todo tipo de “cazuelitas” y “pintxos”. Los que buscan ocio nocturno encontrarán locales a su medida en la calle Juan de Garay, zona de concentración de pubs y discotecas.

No obstante, no todo es ocio y juerga en la calle Juan de Garay. En su recorrido llama la atención un edificio que destaca sobre los demás. Se trata del antiguo Matadero de Barakaldo cuyo diseño es mudéjar y fue construido por Alfredo Acebal en 1918. En la actualidad es la sede de la Escuela Oficial de Idiomas.

Desde esta zona se puede acceder a la Avenida de la Libertad, una amplia calle que desemboca en la plaza Bide Onera. Esta plaza contiene un edificio único, el de la Cooperativa del mismo nombre. También tiene el Palacio de Justicia, un edificio muy bien resuelto. Por cierto, Barakaldo es una de las pocas ciudades del mundo donde sus bocas de metro son obras de arte, monumentos de lo urbano. Se trata de caracolas de cristal de una belleza inusitada y que forman parte del mobiliario urbano, ofreciendo comodidad y mejorando la imagen cosmopolita y moderna de esta ciudad al lado de la ría.

La experiencia de conocer Barakaldo no defraudará a los visitantes. Esta ciudad tiene mucho que ofrecer a cualquier que se acerque a visitarla.

Viajero