El 7 de Junio de 1887 fue inaugurado en Ciudad Real un edificio emblemático, el Gran Casino de esta ciudad,

Sebastián Rebollar y Muñoz, que era un famoso arquitecto provincial diseño este edificio que a lo largo del tiempo ha ido modificándose, pero que en su origen tenía dos plantas, el sótano y la planta principal. En estas dos plantas se encontraban importantes e imponentes dependencias, diferentes salones como salón de actos y el salón de baile, varias salas, la sala de juntas, las salas de juegos, la sala de tertulias, la biblioteca, el restaurante, el guardarropa, un gran patio central y una gran terraza.

Pero desgraciadamente muchas de estas dependencias a lo largo de las décadas y de los diferentes usos que se la ha dado al edifico desde su inauguración han desaparecido o han cambiado su estructura arquitectónica y su aspecto para adaptarse dichos usos, algunos de ellos muy destacables que comentare a continuación:

El primer cambio que sufrió fue durante la Guerra Civil, como era habitual, algunos grandes edificios se transformaban en hospitales gracias a su gran capacidad para alojar a numerosos enfermos, recibió el nombre de Hospital de Sangre.

Cuando termino la guerra se estuvo utilizando aproximadamente 2 años como Hogar de la Falange recibiendo el nombre de José Antonio.

Por fin después de este periodo recupero de nuevo su uso original como Gran Casino, hasta los años 80. Es en esta época cuando su uso vuelve a cambiar siendo reformando para darle un uso más cultural y un valor añadido a la ciudad, situado en él el Conservatorio Municipal de Música Marcos Redondo sirviendo también como sede para la Agrupación Musical de la ciudad.

Una década después en los años 90, la Sala de tertulias sirvió de nueva ubicación para las Concejalías de Cultura y Festejos del Ayuntamiento y en el sótano, más concretamente en las antiguas cocinas se ha ubicado el Consejo Local de la Juventud. Pero no es lo único que alberga el sótano, en la zona de las calderas y carboneras también estaba situada el aula de pintura del curso municipal de esta disciplina que tomaba el nombre del famoso pintor de ciudad Manuel López Villaseñor cuyo museo se encuentra situado en la misma plaza, en la esquina derecha en la acera de en frente de este edifico que te recomiendo que visites.

Actualmente se realizan charlas, exposiciones, conciertos,  y actividades culturales de todo tipo, merece la pena ir a disfrutar de sus lámparas, radiadores, molduras y salas.

Dirección: Calle Caballeros, 3, en la plaza del Prado en la que también encontramos la Catedral, el Museo Provincial de Ciudad Real y el Museo López Villaseñor

Horario: de 09:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 de lunes a viernes.

Telf. 926 21 11 96

Entrada libre.