La Costa Blanca

La Costa Blanca es, indudablemente, uno de los lugares de nuestra geografía que más visitantes atrae. Sus 218 kilómetros de costa, con sus playas de fina arena y aguas tranquilas y transparentes, son el principal reclamo para la afluencia de turistas que cada año se acercan a ella. Sus montañas llenas de bosques de encinas y extensiones de hierbas aromáticas y su valles con cultivos escalonados, junto con sus tan numerosos centros de ocio nocturno, complementan la estancia de quien quiere pasar unos días de vacaciones en este hermoso lugar.

Una buena opción a la hora de buscar un alojamiento para disfrutar de una estancia en la Costa Blanca es el Hotel Montiboli, situado en la bella población pesquera de Villajoyosa, que ofrece un amplio abanico de sitios de interés al visitante, como sus campos de golf, parques temáticos, posibilidad de deportes acuáticos, su exquisito museo de chocolate, espectáculos y restaurantes. Sin dejar de tener en cuenta su situación, ya que se halla a tan sólo 8 kilómetros de Benidorm y a 32 de Alicante.

 

El Hotel Montiboli se halla situado junto al mar, encima de un acantilado en el que tendremos la sensación de estar asomados en un balcón sobre el Mediterráneo. Es un bello edificio de estilo árabe rodeado de exóticos jardines y entre dos playas de cristalinas aguas, una de ellas naturista.

 

A nuestra llegada nos va a impresionar ya favorablemente el llamado “Patio de los leones” del hotel, que es lo primero que vamos a ver del mismo, con una vegetación frondosa y de gran belleza. Lo segundo que nos va a resultar gratificante es el trato que el personal del hotel, muy profesional, sabe dispensar al cliente, ya que saben combinar perfectamente el servicio de calidad con la familiaridad y cordialidad.

 

Las habitaciones del hotel son lujosas y confortables, todas con vistas al mar. Desde algunas de ellas se accede directamente a la playa naturista, que ha sabido conservar todo el aspecto de una cala virgen. En las habitaciones el visitante va a encontrar todas las comodidades, incluso las más modernas, como sistema digital de TV Quadriga con películas, música y conexión a Internet.

 

El hotel dispone de amplias zonas comunes, salas y terrazas con magníficas vistas donde podremos pasar algún rato relajados leyendo o mirando el mar. Los ascensores del hotel nos transportan hasta la misma playa, para comodidad nuestra. El hotel dispone también de tres piscinas, una de ellas interior y climatizada. Las otras son exteriores, una de ellas sobre el acantilado, por lo que podremos nadar en ella relajadamente y contemplar el mar al mismo tiempo.

 

El restaurante del hotel ofrece un buffet variado y con productos de gran calidad. También nos ofrece la posibilidad de elegir uno de los dos menús degustación que elabora, llenos de platos donde el pescado y marisco y los arroces alicantinos son los protagonistas.

Viajero