Puede que incluso para los más aficionados a la historia de Sevilla, escuchar puente de Isabel II resulte desconcertante. Popular conocido como puente de Triana, estamos ante una de las construcciones más transitadas y que une de forma permanente dos grandes barrios de la ciudad; el de Arenal y el de Triana.

Con el fin de establecer una vía de comunicación segura para los mercaderes, el puente de Triana tomó forma entre 1845 y 1852. Isabel II durante su reinado, observó que las fuertes crecidas del río estaba poniendo en peligro el comercio por lo que contrató a dos ingenieros franceses -a pesar de que el presupuesto era muy limitado- para que cambiaran el existente por uno de hierro, material demandado y altamente caro en aquella época.

¿Dónde encuentro el puente de Isabel II en Sevilla?

Si te sitúas en el barrio de Triana, este puente será lo que te conecte con el resto de la ciudad. En el caso de que estés en el corazón de Sevilla, será necesario que pases este tramo sobre el río Guadalquivir para llegar hasta dicho barrio. Uno de sus atractivos, además de que tienes una perspectiva perfecta de algunos puntos del terreno, son la gran cantidad de candados que hay enganchados a las barras de la construcción. Este símbolo representa el sentimiento de los enamorados y se ha estado repitiendo por todos los tramos después de que se viese la primera representación años atrás.

El puente de Isabel II está reconocido como una de las construcciones de hierro más importantes. Hasta la fecha es uno de los viaductos más antiguos que se conservan en España y muchos amantes de la arquitectura vienen a pasear por sus filas como homenaje. Mirándolo de cerca, y sabiendo que fue obra de unos franceses, vemos reflejos de puentes parisinos. El puente de Carrousel, situado en la capital de Francia, está considerado como el “padre” de éste.

Como muchos otros de los que hemos hablado, el puente de Triana ha sufrido diversas modificaciones a lo largo de su historia siempre con fines evolutivos. La última fue en 2010 cuando el popular carril bici de Sevilla tomó fuerza y para que éste tramo fuese perfectamente transitable por ellas, se acordó estrangular el paso de los vehículos logrando que las personas que se trasladan en bicicleta, pudiesen ir en dos direcciones distintas. ¡Toda una experiencia a descubrir!

Puedes ver el Puente de Isabel II en el siguiente mapa: